Las energías renovables se han convertido en una fuente de sostenibilidad ya que se trata de energías limpias que contribuyen a cuidar el medio ambiente.

Además, ante la posibilidad de agotar los combustibles fósiles, este tipo de energía es una alternativa ya que son capaces de producir electricidad mediante la explotación de fuentes de energía limpia, sostenible y que se renueva con el tiempo.

A parte de ser una fuente de energía respetuosa con el medio ambiente, su uso tiene una serie de beneficios a corto y largo plazo, tanto para nosotros como para la Tierra.

A continuación, enumeramos algunas de ellas:
– Se evitan los gases de efecto invernadero (GEI) ya que la emisión es prácticamente nula.
– Se reduce la contaminación, por lo tanto, ayuda a disminuir las enfermedades relacionadas con ella.  
– Se reduce el consumo de agua, ya que no necesitan grandes cantidades para su funcionamiento.
– No se generan basuras difíciles de eliminar.
– Se reducen las tarifas de los servicios de luz, agua y gas.
– Te da la posibilidad de llevar energía eléctrica a lugares remotos.